Mi Femboy

Sección para contar relatos eróticos o sexuales.
alucard
Mensajes: 51
Registrado: Jue, 20 Ago 2015, 18:09

Mi Femboy

Mensajepor alucard » Mié, 15 May 2019, 16:38

Cuando entré en el chat, no tenía ninguna intención clara de quedar con nadie y más en ese día en el que no disponía de medio de transporte para moverme por la ciudad si llegaba el caso, simplemente entre por distraerme y por mantener alguna conversación más o menos caliente que me llevara a este estado de previa excitación que acaba en una buena paja (a falta de pan…).
No suelo quedar demasiado con gente del chat. De hecho es bastante difícil porque la mayor parte de las veces, muchos lo que buscan es un buen calentón para acabar como ya he explicado: masturbándose. Otras veces no hay sitio para quedar y en ocasiones te dejan colgado a media conversación.
Así que entré con mi Nick habitual que por lo visto llamó la atención de un chico que se autodenominaba “Femboy”. Empezamos a charlar sobre lo que nos gustaba en el sexo y poco a poco fue aclarándome que le gustaba ser muy femenino en la cama, se sentía nena. Tenía 21 años (según dijo). Hablaba como una chica y se mostraba muy complaciente. Yo, como no tengo tabúes, me solté y di rienda suelta a mi imaginación y a mis instintos verbalizando todo aquello que en aquel momento me excitaba de la conversación. Sin pedirlo, me mandó alguna foto por el chat en la que se mostraba sensual y provocativo con un tanga. Le veía la cara y aunque no iba maquillado, su expresión era muy femenina. A través de la media docena de fotos que me envió puede ver su cuerpo depilado, delgado y proporcionado, un culito muy apetecible y una polla y huevos que escondía entre las piernas para parecer más nena. Lo único que denotaba una clara feminidad eran las manos con las que se abría el culo en dos fotos, con unas largas uñas postizas pintadas.
No sé cómo ocurrió, pero fuimos hablando y me pasó su teléfono para intercambiar WhatsApp. Me dijo que no quería perder el contacto.
Yo no contaba ni esperaba este éxito y realmente me gustaba el Femboy, así que como el disponía de lugar de encuentro, quedamos para vernos en su casa dos días después. La casualidad hizo que viviera casi al lado de la academia de idiomas donde imparto clases de alemán los jueves por la tarde.
Así las cosas, cuando llegó el momento m presenté en su casa. Estaba solo, me saludó muy cariñosamente desplegando todo su lado femenino. Era más guapo al natural que en las fotos que me había mandado, de hecho tenía una cara muy delicada.
Pasé, sin preguntarme me sirvió una cerveza y me senté en un sillón individual. El se sirvió otra delante de mí a la vez que hablábamos y se contoneaba para mí. Al rato, después de correr alguna cortina de la sala y poner algo de música suave, se sentó en mis rodillas, me acarició y besó como lo haría una novia y poco a poco enlazamos nuestras lenguas. Así fue como se inició nuestro encuentro.
Con cierto frenesí no exento de dulzura y, me fue desabrochando la ropa y él /ella también se desnudó dejándose puesto un tanguita que le sentaba de maravilla y le disimulaba el paquete con el que obviamente estaba dotado.
Del sillón al sofá y de ahí a la cama y la lujuria se desató entre ambos lamiendo, chupando, mordiendo, sorbiendo y besando. Nuestras manos no paraban de recorrer el cuerpo contrario y él se dedicó a mi como si fuera una verdadera putita cariñosa.
Me ofrecía sus pezones para que me deleitara con ellos, sin tanga ya, se abría el culito para que lo tocara y lamiera como preparación de la pronta penetración que le iba a hacer. El por su parte no paró de explorar t-o-d-o-s y cada uno de los rincones de mi cuerpo haciéndome gemir de placer (especialmente) cuando me introducía sus dedos en mi culo…. Yo hacía lo mismo con el/ella y también gemía … nuestras respiraciones eran sonoras, nuestros jadeos y gemidos llenaban el ambiente….. de vez en cuando me besaba profundamente en la boca para que recordara su lengua y el sabor de aquella parte de mi que estaba lamiendo.
Éramos papi y nena en un lujurioso juego sexual que no deseaba que acabara. Yo no tenía que pedirle nada, parecía que se adelantara a mis deseos haciéndome de todo… todo aquello que me gusta. Del 69 pasábamos a estar de rodillas, ambos sobre la cama, abrazándonos con toda la morbosidad de la que éramos capaces.
Cuando el reloj hubo recorrido más de lo que yo hubiera imaginado, me rogó que la follara y así lo hice.
Se tumbó mirando al techo y con las largas piernas abiertas me abrazó el torso empujándome hacia ella y tras colocarme el condón, apunté con mi capullo en su coñito de atrás… poco a poco la dilatación previa hizo que todo el tronco de mi polla entrara sin problemas entre gemidos y jadeos. Entrando y saliendo, nos mirábamos a los ojos con vicio y me suplicaba que le pellizcara las tetitas. Me pidió que no me corriera dentro y que guardara mi lefa para su cara y su boca. No lo dudé, la saqué de su coñito y quitándome el condón le metí el rabo en la boca para cumplir con su solicitud, no tardé mucho en notar que llegaba a mi momento de clímax más fuerte y salí de su boca…. Seguí pajeándome mientras ella también se masturbaba. Su joven polla y huevos rozaban mi culo… porque yo estaba encima a horcajadas (no me hubiera importado que en ese momento me follara), pero no fue así, si no que me corrí entre enormes espasmos y mis chorros de lefa chocaron con su cara mientras ella abría la boca y sacaba la lengua para conseguir que alguno de ellos entrara y así poder saborear mi semen.
Yo por mi parte noté cómo su lefa saltaba y caía en mi zona lumbar en varios chorros.
Me acerqué a su cara para besarle y recoger de su lengua la lefa que aún no había tragado.
Mañana es jueves, iré otra vez...


Volver a “Relatos eróticos o sexuales”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado